fbpx
La calidez de Aguadulce
24/03/2021
Isla del Fraile entre fogones
09/06/2021

Isla del Fraile

El Proyecto Isla del Fraile surge a raíz de una buena dosis de ilusión, del deseo de crear hogar para una preciosa familia, un hogar con aires minimalistas, con un diseño que refleja la personalidad de nuestro cliente sin perder de vista la calidez que hará que todas sus estancias resulten tremendamente acogedoras.

Para nosotros supuso todo un reto. Nuestra misión era la de transformar  una vivienda en la que no se había realizado ninguna reforma desde su compra y que contaba con un estilo colonial con espacios reducidos. En el Proyecto Isla del Fraile quisimos que predominasen la luz, la amplitud y los espacios comunicados.

Ampliando ilusiones

Nuestro deseo de amplitud y luz parte de una vivienda con dos habitaciones, dos baños, una cocina y un salón comedor pequeños, más una terraza que nos enamoró por sus vistas. ¡Que ganas de empezar!

Resultó realmente satisfactorio conseguir que la vivienda se convirtiera en un espacio de cuatro dormitorios, tres baños y una zona de juegos, y por supuesto, lo que no podía faltar en un hogar acogedor, una gran cocina comedor en la que toda la familia compartiera esos momentos especiales de desayunos, conversaciones e historias para recordar.

Minimalismo arrollador

Nuestro primer contacto con el cliente nos permite ir más allá de sus palabras; nos permite intuir quién es y qué nos cuenta su lenguaje corporal. En ocasiones nos encontramos con declaraciones de modernidad de la mano de un corazón vintage que, sí o sí, tiene que ir reflejado en ese hogar o en esa estancia.

Aunque el cliente no nos lo diga, en el momento de presentarle los renders con esa pequeña esencia de su personalidad, sabemos que será amor a primera vista. Significaráun antes y un después en nuestra relación que, en muchas ocasiones, va más allá de la laboral, como es el caso del Proyecto Mallorca.

El momento donde entendemos a quién vamos a entregar nuestro mayor proyecto, toda nuestra ilusión y creatividad es a lo que llamamos, nuestro primer café.

En el caso de nuestro cliente, desde el primer momento nos dejó ver a una persona con actitud arrolladora, enérgica, con un don de gentes que no pasa desapercibido. Una persona siempre dispuesta a aprender y a entregar lo mejor de sí, sin duda el tipo de persona que nos gusta tener a nuestro lado, con espíritu entusiasta y vanguardista y con la premisa de conjugar diseño, minimalismo y calidez.

De esa forma con el Proyecto Isla del Fraile obtuvimos un resultado arrollador con la calidez y la cercanía de nuestro cliente.

Diseñando el dormitorio

Buscábamos la calma así que nuestra premisa fue crear un diseño minimalista, sin elementos protagonistas pero acogedor, para ellos recurrimos a nuestro, ya archiconocido, cabecero en Pladur. Sabéis que es un recurso que usamos en muchos de nuestros proyectos y a nuestro cliente le encanta. 

El cabecero de Pladur nos permitió crear una repisa con poca profundidad y unas mesitas a medida en roble y fibra naturales. Sobre cada mesita colocamos apliques en metal dorado que conjugan a la perfección con la fibra y la madera.

La parte superior se revistió también de esta fibra con la que conseguimos aportar profundidad y el toque mediterráneo que nos regalan las vistas de este dormitorio.

Los textiles de la cama y cortinas se aplicaron en Lino para continuar con los elementos naturales que nos aportan la calma que buscábamos lograr desde el principio.

Un remanso de historia

Hemos querido contarte la historia del Proyecto Isla del Fraile por capítulos, como las buenas historias, y vamos a empezar por uno de los capítulos que nos parece de los más importantes: el dormitorio.

Los dormitorios son estancias cargadas de energías, de sentimientos, se convierten en nuestro remanso de paz, en el lugar donde terminamos el día y recapitulamos para seguir. Poreso hemos querido que fuera el primero de esta historia y el primero en el que predominaran las líneas rectas y puras y con materiales naturales que nos identificaran con el enclave privilegiado de esta vivienda.

Las líneas rectas van acompañadas de colores cálidos, de los tostados de la madera natural y del lino de los textiles. El cabecero lo revestimos de fibra vegetal. A su vez quisimos aportar un toque minimal y actual con el uso de metales dorados y negros, como los apliques del dormitorio y los perfiles negros aportando elegancia dentro de la sencillez.

El roble y la vegetación fueron nuestros protagonistas en esta estancia con vistas a la que fue el remanso de historia del escocés Hugh Pakenham Borthwick, quien llegó a la isla en 1912 y vivió sobre un espectacular yacimiento arqueológico, nuestra imponente y misteriosa, Isla del Fraile.

Continuará

Estamos deseando contarte cómo continúa nuestra historia. La historia de una cocina, centro de reuniones familiares por excelencia, de un recibidor, la antesala al refugio de nuestro cliente y su familia. De un salón para los momentos de ocio y en los que cada uno encontrará su lugar especial y finalmente la nueva suite, llena de encanto y el dormitorio de la más pequeña de la casa.

Una historia de esas que marcan un antes y un después, donde los niños pasarán sus mejores años. La historia de una familia feliz.

Agradecimientos:
Fotografía: Adam García

Espero que te haya gustado tanto como a mí.

¡Nos vemos pronto!

Ana.

2 Comments

  1. CARI dice:

    Precioso, como todos tus proyectos. 😍😍😍

  2. Beamart dice:

    Maravilla absoluta

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.